Vencer la timidez: cuando digo No, me siento culpable

1008

Aunque a veces no lo creamos, tenemos todo el derecho del mundo a no agradar a los demás. Quien piense que debe agradar a los demás para ganarse su cariño va a sufrir las consecuencias. Porque uno no se gana el cariño de los demás agradando incondicionalmente, como alguien podría creer.

Aprender a decir NO a las demandas de otro es una tarea que requiere cierto esfuerzo, pero que a largo plazo nos va a dar una autoconfianza y paz enormes. Decir que No es una reafirmacion de nuestro derecho a no agradar a los demás incondicionalmente.

No es que tengamos que estar rechazando todo lo que se nos pide. Tenemos que saber qué es lo que queremos, qué nos interesa y qué no nos interesa.

Mucha gente, incluida gente con bajo nivel de timidez, ha aprendido que uno debe agradar a los demás aunque no quieras(sobretodo cuando eramos niños y teníamos que hacer caso a nuestros padres para no sufrir las consecuencias)Estas costumbres y habitos de actuar con los demás se han automatizado. Y ahora cuando alguien nos pide un favor y no queremos hacerlo, suele pasar que ponemos excusas baratas, tratando de ocultar que NO queremos porque no nos da la gana.

Tienes derecho a rechazar las peticiones de los demás!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *