Importancia de tratar los trastornos de ansiedad

694

Si estos trastornos no son tratados a tiempo, pueden traer consecuencias bastantes graves.

 

Dado el ejemplo; las personas que tienen ataques de pánico con mayor frecuencia, evitan cualquier tipo de circunstancia a toda costa que pueda ponerlas en situaciones en donde temen que podrían tener un ataque de nuevo. Este comportamiento evasivo puede crear conflictos mayores en un trabajo, estudios y obligaciones familiares, y/o en cualquier otra circunstancia de la vida.

 

Las personas que tienen trastornos que no son tratados con el tiempo desarrollan otros problemas psicológicos, como la depresión, y también tienen una mayor tendencia al uso y abuso del alcohol y drogas. Sus relaciones familiares, amorosas y con amigos pueden volver un poco tensas, y decaen en su desempeño laboral.

¿Existen tratamientos eficaces para los trastornos de ansiedad?

 

Claro que los hay, debido a que la gran mayoría de los casos de trastorno de ansiedad pueden ser atendidos por especialistas de salud y de salud mental muy bien capacitados. Ya existen muchas investigaciones demostraron que, tanto la terapia cognitiva y de conducta (CBT), pueden ser muy eficaces para tratar y calmar los trastornos de ansiedad. La CTB es utilizada por los psicólogos para ayudar a los pacientes para que identifiquen los factores de estos trastornos y para que ayuden a controlar los factores y características que contribuyen a estas ansiedades.

 

La terapia de conducta se basa en utilizar técnicas para disminuir y parar las conductas no deseadas que están asociadas con estos trastornos. Por ejemplo, una técnica de esto es utilizar la relajación en los pacientes y utilizar también técnicas de respiración profunda para contraer la agitación y la hiperventilación que acompaña a los trastornos de ansiedad.

 

Utilizando el método de la terapia cognitiva, los pacientes aprenden a entender el por qué o cómo sus pensamientos ayudan a que el trastorno de ansiedad se manifieste en ellos mismos, y aprenden a modificar estos comportamientos y patrones para reducir la probabilidad y la intensidad de la reacción.

 

Con la psicología, una buena medicación y eficaz, puede desarrollar un papel muy importante en el tratamiento.

 

Y en los casos en que se es utilizada la medicación, la atención de los pacientes puede ser manejada por un buen terapeuta y con la colaboración de un médico.

 

Nota: Algunos fármacos pueden tener efectos secundarios o daños colaterales, que deben ser controlados por el médico que los receta.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *