Haz ejercicios y ayuda a la mente

104

Puede que no te falte un brazo, o una pierna, pero de manera increíble, la depresión es un trastorno de la mente que está considerado como una de las peores discapacidades del mundo, y aparte, a causa neta de las mismas, físicamente hablando.

No se pone en tela de juicio la eficacia de muchos de los tratamientos farmacológicos; lo que sí es cierto, es que los daños colaterales tras la ingesta y/o aplicación, son múltiples, empeorando muchas veces, incluso, el panorama para la persona que atraviesa un cuadro depresivo.

Algunos de estos daños pueden ser fuertes dolores de cabeza, nauseas, resequedad en la boca, disfunción sexual, insomnio y sedación, lo que trae como consecuencia que casi la mitad de todas las personas  que padecen depresión a nivel mundial, no reciben tratamientos para evitar daños mayores.

Por ello, necesario es innovar y, posteriormente ejecutar ciertas actividades que ayuden a prevenir y tratar la depresión en tu vida.

Se ha demostrado que practicar ejercicios físicos es lo más idóneo y prudente para combatir un mal de tal magnitud.

¿Por qué?

Hacer ejercicios, aparte de otros efectos, tiene alta influencia en la producción de proteínas que resguardan las neuronas e incrementan su proliferación.

Además de eso, estimula la liberación de endorfinas y juega un papel fundamental en el aumento del flujo sanguíneo cerebral.

Por ende, mientras más ejercicios físicos practiques, menor será la posibilidad de sufrir de depresión.

Otros tratamientos

Expertos provenientes de distintas universidades europeas (continente con el más alto índice de personas deprimidas y suicidios por ese padecimiento) recomiendan visitar con regularidad a los psicólogos; esto, con el fin de establecer siempre un diálogo con el terapeuta (terapia psicológica) y, a medida vaya fluyendo el tema en la conversación, el paciente entrará en confianza.

Esa seguridad generada por el psicólogo ayuda, a través de estos métodos, a liberar tensión en el afectado, disminuyendo así el alto grado de malestar mental en él.

Puede que no te falte un brazo, o una pierna, pero de manera increíble, la depresión es un trastorno de la mente que está considerado como una de las peores discapacidades del mundo, y aparte, la causa neta de las mismas, físicamente hablando.

No se pone en tela de juicio la eficacia de muchos de los tratamientos farmacológicos; lo que sí es cierto, es que los daños colaterales tras la ingesta y/o aplicación, son múltiples, empeorando muchas veces, incluso, el panorama para la persona que atraviesa un cuadro depresivo.

Algunos de estos daños pueden ser fuertes dolores de cabeza, nauseas, resequedad en la boca, disfunción sexual, insomnio y sedación, lo que trae como consecuencia que casi la mitad de todas las personas  que padecen depresión a nivel mundial, no reciben tratamientos para evitar daños mayores.

Por ello, necesario es innovar y, posteriormente ejecutar ciertas actividades que ayuden a prevenir y tratar la depresión en tu vida.

Se ha demostrado que practicar ejercicios físicos es lo más idóneo y prudente para combatir un mal de tal magnitud.

¿Por qué?

Hacer ejercicios, aparte de otros efectos, tiene alta influencia en la producción de proteínas que resguardan las neuronas e incrementan su proliferación.

Además de eso, estimula la liberación de endorfinas y juega un papel fundamental en el aumento del flujo sanguíneo cerebral.

Por ende, mientras más ejercicios físicos practiques, menor será la posibilidad de sufrir de depresión.

Otros tratamientos

Expertos provenientes de distintas universidades europeas (continente con el más alto índice de personas deprimidas y suicidios por ese padecimiento) recomiendan visitar con regularidad a los psicólogos; esto, con el fin de establecer siempre un diálogo con el terapeuta (terapia psicológica) y, a medida vaya fluyendo el tema en la conversación, el paciente entrará en confianza.

Esa seguridad generada por el psicólogo ayuda, a través de estos métodos, a liberar tensión en el afectado, disminuyendo así el alto grado de malestar mental en él.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *