¿Qué diferencia hay entre ansiedad normal y patológica?

16

Cuando nos referimos a la ansiedad común es adaptativa y le da la libertad a la persona de dar una respuesta al estímulo de forma correcta y adecuada. Se exhibe ante estímulos reales o potenciales ignorando los imaginarios. La reacción es conforme, específica y cuantitativa, en período de tiempo e intensidad.

En cambio es ansiedad patológica cuando el estímulo es mayor a la habilidad de adaptación de contestación del organismo y surge una respuesta no adaptativa, viva y exagerada, que interviene con la marcha cotidiana y reduce el rendimiento.

Va junto a una sensación y desagradable, síntomas psicológicos y ansiedad, y sigue más allá de los hechos que la han liberado. La ansiedad patológica muestra estas características: se presenta con intensidad, se alarga y se mantiene en el tiempo más del que debería, aparece de forma algo repentina sin ningún tipo de estímulo endógeno, brota ante incitaciones que no debieran de dar respuesta de ansiedad y se presenta una actitud inadecuada con respecto a la incentivación que lo causa.​

La diferencia entre la ansiedad patológica y la ansiedad normal no es sencilla de precisar y puede transformarse depende de las personas en el cargo de la personalidad de cada quien, mayormente en base de lo que se ha puntualizado como un modo cognitivo proclive al sentimiento ansiedad.

El problema sale a la luz cuando la forma de reacción penetrante es muy penetrante, como por ejemplo en las crisis de ansiedad o en los ataques de pánico o bien cuando la reacción se funda como un hábito.

Por ejemplo, cuando el hecho que la ocasiona exige una respuesta algo fuerte para que así se alarme y prepare correctamente para la acción a realizar.

Esas son las mayores diferencias entre un tipo y otro.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *